Desde la Campaña Defender la libertad un Asunto de Todas, denunciamos ante la comunidad nacional e internacional los hechos de abuso de autoridad y agresión que agentes del Ejército y la Policía Nacional cometieron en contra de integrantes de la comunidad del barrio El Pedregal en la ciudad de Medellín, incurriendo en la privación arbitraria de la libertad de 4 personas y la comisión de tratos crueles de al menos 3 de ellas.

HECHOS

1. En la noche del 9 de mayo, aproximadamente a las 11:30 de la noche se encontraban 3 mujeres y un hombre joven en las afueras de una casa del barrio El Pedregal de la ciudad Medellín.

2. En ese momento pasó un camión con unos soldados que utilizaban una boina roja, quienes les lanzan a ellas piropos y comentarios ejerciendo sobre ellas acoso callejero, ante lo que una de las afectadas respondió con un gesto (“fuck you”).

3. Ante la reacción de la mujer, los soldados se detuvieron y retuvieron por la fuerza a la joven y sus acompañantes, obligándoles a subirse al camión en que se transportaban.

4. Las personas fueron conducidas a la Estación de Policía del barrio 12 de Octubre, donde les impusieron un comparendo, imposibilitando que se comunicaran con familiares u otra persona. Estuvieron detenidos en esta estación alrededor de una hora. En el proceso de traslado los oficiales ocultaron sus identificaciones y continuaron con el acoso verbal.

5. Luego, sin justificación alguna, las personas retenidas fueron llevadas al Centro de Traslados Por Protección.

6. En el trayecto, las mujeres continuaron siendo objeto de constantes señalamientos, presión psicológica, burlas constantes y comentarios que sostenían la dinámica de acoso de la cual fueron víctimas y que claramente buscaban infundir terror, con expresiones como “ahora si les va ir mal”, “ahora van a estar con lo peor de Medellín”.

7. Ya en el Centro de Traslados por protección las mujeres estuvieron alrededor de 3 horas en la misma fila de los hombres, allí los policías continuaron los comentarios intimidantes y las fotografiaron.

8. Luego, las mujeres fueron ingresadas a un cuarto con una mujer de la policía donde fueron desnudadas y requisadas.

9. Tras la orden de retirarles todas las joyas y/o accesorios, procedieron a extraerle un piercing de la nariz a una de las jóvenes agredidas, accesorio que había sido recién instalado, lo cual impidió que este se desprendiera con facilidad.

10. Por orden de un policía, aunque manifestó su inconformidad con ese proceder, un médico forcejeó con el accesorio durante alrededor de unos 20 minutos, lo que resultó en un maltrato sobre la cara de la joven.

11. Después de 4 horas, a las 4 personas fueron ingresadas a los calabozos, diciéndoles que el tiempo legal para ello apenas iniciaba.

12. Estando en este lugar, los oficiales sustrajeron a un hombre de otra celda, al cual golpearon brutalmente entre cuatro policías en frente del calabozo de las mujeres, hasta que el hombre agredido cayó al suelo vencido, lo que las mujeres interpretaron como una muestra deliberada para producirles terror.

13. Las 3 mujeres retenidas arbitrariamente hasta el día 10 de Mayo a las aproximadamente 3:00 p.m

EXIGIMOS

1. A la alcaldía de Medellín, al comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, y de la IV brigada del ejército que se responsabilicen por la mala intervención de la situación anteriormente expuesta y por la vulneración a la integridad física y psicológica que esto pueda acarrear a las personas involucradas.

2. A la Fiscalía y a la Procuraduría General de la Nación que investigue los hechos relacionados y se adelanten las acciones que permitan identificar, individualizar y sancionar a los policiales y soldados responsables de los actos arbitrarios en que incurrieron, además de sancionar las acciones de violencia de género ejercidas por oficiales de las fuerza públicas hacia las mujeres implicadas en la situación.