Comunicado Público

Comunicado Público

Bucaramanga, Cúcuta y Pamplona Octubre 7 de 2020

Los Estudiantes y Las organizaciones defensoras de derechos humanos del nororiente colombiano expresamos nuestra profunda preocupación y rechazo ante la actuación por parte de la Fiscalía General de la Nación a través de la fiscal 129 DECOC, quién solicitó orden de captura para judicializar a los estudiantes de la Universidad de Pamplona Manuel Barajas, Jesús Eduardo Gelvez y William Farid Contreras Pabón, imputándoles el pasado 2 de octubre los delitos de Concierto para Delinquir con Fines de Terrorismo en concurso con Obstrucción de Vía Pública, y solicitando medida de aseguramiento por ejercer su legítimo derecho fundamental a la libre asociación y a la protesta social.

La Fiscalía General de la Nación ha presentado como hechos jurídicamente relevantes, dentro de su imputación la pertenencia de dichos estudiantes a grupos radicales e izquierdistas lo que denota el sesgo político qué pretende criminalizar legítimos espacios de organización estudiantil y de protesta de los estudiantes de la universidad de Pamplona.

Nos preocupa enormemente como organizaciones defensoras de derechos humanos la concepción que se esconde detrás de este burdo intento por parte de la Fiscalía General de la Nación, de criminalizar el ejercicio de un derecho humano fundamental cómo son los derechos a la libre organización y a la manifestación y que se pretenda asimilar a las organizaciones estudiantiles con bandas criminales y el ejercicio de la protesta social con el terrorismo.

Estas judicializaciones, se dan en el contexto de fuertes expresiones de rechazo por parte de los estudiantes frente a presuntos hechos de corrupción realizados por el rector de la Universidad de Pamplona, Ivaldo Torres Chávez, los cuales a la fecha no han sido aún investigados ni esclarecidos por parte de las autoridades como la Fiscalía y Procuraduría, desde la fecha de presentación de las denuncias
en el año 2017.

Quienes han protestado en el campus universitario, han sido objeto de la represión por parte de la propia universidad a través de procesos disciplinarios que han violado y desconocido el debido proceso y el derecho de defensa; estigmatización y agresión de grupos de encapuchados armados presuntamente patrocinados por la Universidad de Pamplona quienes los han amenazado en el transcurso de las tomas en defensa de la educación pública a las sedes de la universidad y que pese a las denuncias realizadas nunca han sido investigados ni administrativamente, ni penalmente; y ahora lo que obtienen del proceso de exigencia de los derechos de la comunidad educativa es la instrumentalización del proceso penal a efectos de acallar las voces críticas e incómodas a la administración de esta universidad abusando de la discrecionalidad reglada que debe regir el ejercicio de la acción penal por parte de la Fiscalía al intentar
subsumir hechos evidentemente nacidos de la protesta social con actos de terrorismo.

Hacemos un llamado a las organizaciones defensoras de derechos humanos de orden nacional e internacional, para que realicen seguimiento a este proceso y los demás que pudieran derivarse, así mismo declaramos que acompañaremos la defensa y reivindicación de estos jóvenes estudiantes universitarios, que han desempeñado un trabajo de denuncia de la corrupción que carcome a la
Universidad de Pamplona y movilizarse y protestar en defensa de ésta y de la universidad pública en general.

Así mismo, rechazamos las afirmaciones estigmatizantes y criminalizantes a la protesta social y al movimiento estudiantil. A su vez, exigimos a la Fiscalía General de la Nación el derecho al debido proceso y a la dignidad humana de los compañeros que hasta el día de hoy se encuentran detenidos a esperas de la continuación del proceso en el cual se encuentran.

Fundación Comité de solidaridad con presos políticos.
Campaña Nacional “Defender la Libertad, un asunto de tod@s”
Coordinación Colombia Europa Estados Unidos
Corporación Compromiso
CREDHOS
CPDH SANTANDER
CORDESTE
ASODESAMUBA
Andas
Centro de cultura popular, Andas BUCARAMANGA
Corporación CONPÁZES
CORPOCIDC
ANJECO
Fundación de Derechos Humanos Joel Sierra
Colectivo Tierra de Todos
Red por la Defensa de la Derechos Humanos
ASOJER
UNEES
ACEU

Boletín Informativo 2 #21S

Boletín Informativo 2 #21S

Desde la CAMPAÑA DEFENDER LA LIBERTAD: ASUNTO DE TODAS informamos de manera urgente que, siendo las 9:50PM del 21 de septiembre de 2020 se reportan 30 personas retenidas y 15 heridas en la ciudad de Bogotá durante las jornadas de protestas en contra de la brutalidad policial.

Reiteramos nuestra preocupación por la violenta represión llevada a cabo por parte del ESMAD a las protestas que se realizaban pacíficamente en el centro de Bogotá el 21 de septiembre de 2020 y denunciamos las distintas agresiones realizadas por los uniformados a manifestantes, periodistas y defensoras de derechos humanos. El uso de la fuerza no puede ser un mecanismo para impedir el ejercicio de derechos fundamentales en una democracia, como el derecho a la protesta social, el derecho a la libertad de expresión y el derecho a defender los derechos.

Denunciamos que nuevamente durante esta jornada de protesta se obstaculizó el cumplimiento de la labor de las Comisiones de Verificación de la Campaña. Agentes del ESMAD hirieron a dos defensoras de derechos humanos disparando directamente a sus cuerpos mientras estas se encontraban realizando labores de verificación del respeto por los derechos humanos en los procedimientos policiales. Exigimos a la Policía Nacional garantice la aplicación del Protocolo de Protesta Social establecido en la Resolución 1190 de 2018 y permita a las comisiones realizar su labor, sin atentar contra la integridad personal de las defensoras que las integran.

Exigimos al Ministerio de Defensa y a la Policía Nacional que no le den un tratamiento militar y represivo a la protesta social y que cumplan con garantizar su ejercicio por parte de la ciudadanía, ya que este es esencial en un sistema democrático. Asimismo, llamamos a la fuerza pública a respetar los protocolos establecidos y regir todas sus actuaciones por el respeto de los derechos humanos.

Desde la Campaña Defender la Libertad: asunto de todas, red de organizaciones contra la detención arbitraria, persecución judicial y criminalización de la protesta social en Colombia, exigimos que se respete la vida, integridad física, psicológica y libertades civiles y políticas de ciudadanos y ciudadanas manifestantes. En el Estado Social y Democrático de Derecho de Colombia en el que nos encontramos, es deber del Estado brindar todas garantías para salvaguardar los derechos fundamentales de las ciudadanas.

Agradecemos que toda información que se tenga sobre detenciones y personas heridas o desaparecidas, en el marco del Paro Nacional, pueda ser enviada al correo: libertadasuntodetodxs@gmail.com

Boletín Informativo 1 #21S

Boletín Informativo 1 #21S

Desde la CAMPAÑA DEFENDER LA LIBERTAD: ASUNTO DE TODAS informamos de manera urgente que, siendo las 6:10PM del 21 de septiembre de 2020 se reportan, por lo menos, 13 personas detenidas y 11 heridas en la ciudad de Bogotá durante las jornadas de protestas en contra de la brutalidad policial. Presumimos que la cifra puede ser mayor.

Alertamos sobre el uso excesivo y desproporcionado por la fuerza por parte del ESMAD para impedir que los manifestantes se concentraran en la Plaza de Bolívar de la ciudad de Bogotá. Enfatizamos en que las intervenciones de la fuerza pública no pueden estar orientadas a limitar o suprimir el legítimo derecho a la protesta en una democracia.

Adicionalmente, informamos que previo a la intervención, la Plaza de Bolívar fue rodeada por fuerza disponible y agentes del ESMAD, lo cual dificultó el establecimiento de rutas claras de evacuación por parte de las personas que se encontraban manifestándose. Llamamos la atención sobre la importancia de establecer las salidas de evacuación de manera temprana y clara, para que en los casos en los que haya intervención de la fuerza pública se pueda garantizar la vida e integridad de las personas que ejercen su legítimo derecho a la protesta social, así como los transeúntes y personas que trabajan en el sector.

Denunciamos que las intervenciones realizadas en las inmediaciones de la Plaza de Bolívar fueron injustificadas, limitantes y desproporcionadas, al punto de causar heridas en las personas que protestaban, poniendo en riesgo su vida e integridad personal.

 

Alertamos a la Procuraduría General de la Nación y a la Defensoría del Pueblo por el uso excesivo de la fuerza y exigimos que la Policía Nacional rija su actuar por el respeto a los derechos humanos y por la garantía del legítimo derecho a la protesta social.

Desde la Campaña Defender la Libertad: asunto de todas, red de organizaciones contra la detención arbitraria, persecución judicial y criminalización de la protesta social en Colombia, exigimos que se respete la vida, integridad física, psicológica y libertades civiles y políticas de ciudadanos y ciudadanas manifestantes. En el Estado Social y Democrático de Derecho de Colombia en el que nos encontramos, es deber del Estado brindar todas garantías para salvaguardar los derechos fundamentales de las ciudadanas.

Agradecemos que toda información que se tenga sobre detenciones y personas heridas o desaparecidas, en el marco del Paro Nacional, pueda ser enviada al correo: libertadasuntodetodxs@gmail.com

Boletín Informativo 1 #13S

Boletín Informativo 1 #13S

Desde la CAMPAÑA DEFENDER LA LIBERTAD: ASUNTO DE TODAS informamos de manera urgente que, siendo las 6:58PM del día 13 de septiembre de 2020 se nos remite un reporte de 43 personas detenidas y 2 heridas en la ciudad de Bogotá durante las jornadas de protestas en contra de la brutalidad policial.

Alertamos sobre la gravísima situación de derechos humanos que se ha presentado en el centro de Bogotá, donde el ESMAD ha arremetido contra los manifestantes que se encontraban rechazando los actos violentos de los últimos días, afectando tanto a las personas que se encontraban protestando, como a los transeúntes y a las personas que trabajan en el sector como vendedores ambulantes o en otros oficios.

El ESMAD intervino las manifestaciones sin hacer ningún tipo de advertencia o disuasión previa y haciendo un uso desmedido y arbitrario de la fuerza, con lo cual puso en riesgo la vida e integridad personal de los manifestantes. Adicionalmente, durante estas intervenciones, en varias oportunidades el ESMAD ha encerrado a los manifestantes sin establecer rutas de evacuación claras al momento de intervenir y sin darles la posibilidad de retirarse.

En estas intervenciones se vieron fuertemente afectados niños y niñas que se encontraban en la zona, personas con afecciones respiratorias y una persona epiléptica, que necesito recibir atención médica. Los hechos narrados anteriormente son una agresión contra la vida, integridad física, psicológica y libertades civiles y políticas de los ciudadanos y ciudadanas de Bogotá.

Adicionalmente, agentes del ESMAD impidieron a los defensores de derechos humanos que integran las Comisiones de Verificación de la sociedad civil de la CAMPAÑA DEFENDER LA LIBERTAD: ASUNTO DE TODAS acercarse a al lugar de los hechos a verificar la situación de derechos humanos y el cumplimiento de los protocolos establecidos para el actuar de la institución. También se presentaron casos en los que los uniformados agredieron a los defensores y los intimidaron, obstaculizando su labor y poniéndolos en riesgo. Estas situaciones resultan preocupantes, puesto que a través de estas labores de verificación se busca la protección de los derechos humanos.

También denunciamos que, a aproximadamente las 5:00PM, el agente identificado como MEBOG-0002 portaba un morral que contiene gasolina, vidrios y otros objetos, el cual buscó atribuir a alguno de los manifestantes detenidos, a pesar de que todos ellos portaban sus respectivos morrales, amenazando con judicializarlos. Con lo cual se advirtió un riesgo de vulneración de su derecho al debido proceso y una forma de criminalización y judicialización de la protesta social.

Por otro lado, informamos que, en el municipio de La Calera en el departamento de Cundinamarca, en una manifestación que se llevaba a cabo en el parque principal, la cantidad de Fuerza Pública que hacía presencia en el sector era desproporcionada en relación con los manifestantes que se encontraban en la concentración. Además, alertamos sobre la presencia del Grupo de Operaciones Especiales (GOES), grupo especializado en delitos de alto impacto, el cual no tiene competencia para cubrir protestas sociales. Su presencia y porte de armas largas intimido a las personas que se encontraban manifestándose.

Reiteramos la necesidad de una reforma al interior de la Fuerza Pública, cómo única prueba de voluntad de cambio y arrepentimiento frente a los últimos casos registrados de abuso policial. Hacemos un llamado al Ministerio de Defensa para que garantice el respeto por la vida y los derechos humanos de quienes legítimamente ejercen su derecho a la protesta social.

Desde la Campaña Defender la Libertad: asunto de todas, red de organizaciones contra la detención arbitraria, persecución judicial y criminalización de la protesta social en Colombia, exigimos que se respete la vida, integridad física, psicológica y libertades civiles y políticas de ciudadanos y ciudadanas manifestantes. En el Estado Social y Democrático de Derecho de Colombia en el que nos encontramos, es deber del Estado brindar todas garantías para salvaguardar los derechos fundamentales de las ciudadanas.

Agradecemos que toda información que se tenga sobre detenciones y personas heridas o desaparecidas, en el marco del Paro Nacional, pueda ser enviada al correo: libertadasuntodetodxs@gmail.com

 

 

 

Balance de la Movilización Ciudadana en Medellín, Caldas y Oriente Antioqueño

Balance de la Movilización Ciudadana en Medellín, Caldas y Oriente Antioqueño

10 Y 11 DE SEPTIEMBRE DE 2020

Desde las Campañas, NO + Derechos Vulnerados por los Uniformados, Defender la Libertad: Un Asunto de Todas, el Nodo Antioquia de la Coordinación Colombia Europa Estados Unidos, y El Proceso Social de Garantías denunciamos que los días 10 y 11 de septiembre en las ciudades de Medellín, Caldas, Marinilla y la Unión en el departamento de Antioquia, en el marco de las movilizaciones ciudadanas, la Policía Nacional una vez más reprimió el derecho a la protesta social, realizó acciones de perfilamiento y agredió a los defensoras y defensores de derechos humanos.

CONTEXTUALIZACIÓN DE LA SITUACIÓN

El día 9 de septiembre de 2020, fecha en la cual se conmemora en Colombia el día nacional de los Derechos Humanos, personal de la Policía Nacional asesinó en el CAI Villa Luz de la ciudad de Bogotá, al abogado Javier Ordoñez. En razón de ello, la ciudadanía salió a repudiar este asesinato y otras prácticas de agresión y abuso de parte de los policiales. En el marco de las diferentes movilizaciones en la ciudad de Bogotá 13 personas más han muerto a causa de la violencia policial.

En Medellín, dese el mismo 9 de septiembre se presentaron algunas movilizaciones, concretamente en el Corregimiento San Antonio de Prado, que el 10 y 11 se extendieron hacia otras partes de la ciudad y otros municipios de Antioquia, donde se convocaron nuevas movilizaciones en las que se repitieron diversos patrones de agresión por parte de la fuerza pública en contra de la humanidad de los manifestantes y contra quienes hacen labor de defender los derechos humanos. Se destaca la violencia policial del ESMAD y Carabineros, la perpetración de hechos de agresión en manos de civiles al parecer integrados a grupos paramilitares y la represión y los ataques contra la labor de las y los defensores de derechos humanos, agresiones que en total suman un total de 40

HECHOS

Entre los días 9 y 10 de septiembre, las movilizaciones ciudadanas fueron objeto de ataques provenientes de la Policía en contra de quienes participaban de ellas; el 10, una vez iniciada la marcha en Medellín, a tan solo tres cuadras de recorrido, el ESMAD arremetió contra la protesta, lo que ocasionó que la gente se dispersara, continuara de manera accidentada la marcha y que posteriormente se concentrara en varios puntos del centro de la ciudad: Av. oriental y Barrio Boston. En ambos puntos de concentración la fuerza pública utilizó la represión y se presentaron las siguientes agresiones:

  • Privaciones de la libertad: se reportaron 10 personas privadas durante las movilizaciones, 6 de ellas en el centro de la ciudad de Medellín, 3 más en el Corregimiento de San Antonio de Prado y otra persona más en el municipio de Caldas. Cuando se indagó a las autoridades por las personas que habían sido detenidas, se sostuvo que no había nadie privado de la libertad, lo que bien puede llegar a ser un ocultamiento de información por parte de los funcionarios civiles o una retención arbitraria no reportada por los policías, lo cual en ambos casos es una violación a los derechos humanos, en materia de garantías procesales para quien pierde su libertad en manos del Estado.Hurto: durante la marcha, a la Altura del Parque Berrio, efectivos de la Policía Nacional hurtaron a un manifestante el bolso y la billetera, donde se encontraba sus documentos de identificación.
  • Heridos y tratos crueles, inhumanos y degradantes: Se reportaron 6 personas heridas por el accionar violento del ESMAD, cuyos efectivos hicieron disparos frontales a manifestantes, lo cual fue denunciado por las y los defensores de derechos humanos que hacían acompañamiento; sin embargo, el ESMAD continuó con estas acciones, poniendo en grave riesgo la vida e integridad de las personas. También se encuentran personas con heridas en el rostro por los disparos y fracturas en brazo y cabeza por golpes propinados por la Policía de Carabineros, quienes durante parte de la marcha estuvieron agrediendo e intimidando a los manifestantes, en especial a las y los defensores de derechos humanos.
  • Ataques a las y los defensores de derechos humanos: se registraron 8 agresiones contra las y los defensores de derechos humanos por parte de la fuerza pública.

           Intento de lesiones personales y estigmatización: Aproximadamente a las 7PM, funcionarios de policía arrojaron piedras desde el entorno del Comando de la Policía MEVAL en contra de los manifestantes, que se encontraban al otro extremo de la Avenida Oriental. Ante la situación, una defensora se acerca e interlocuta con el Capitán Sandoval, a quién se le solicitó evitara que esta situación se siguiera presentando y facilitar la identificación de estos agentes, pero se negó y exigió a los defensores que se encontraban allí que se retiraran, a quienes les gritaron que no fueran “sapos”. Minutos después, los defensores intentan acercarse en compañía de Juan Carlos Garro, funcionario de la Alcaldía de Medellín, a quienes les arrojaron piedras desde el interior del Comando de Policía, gritándoles “¡Dejen de defender gamines!”.

–           Lesiones personales y tratos crueles, inhumanos y degradantes: Cuando la manifestación transitaba por la calle Maracaibo, entre las carreras El Palo y Girardot, un grupo de policías carabineros persiguió a los manifestantes, y aíslo a los defensores de DDHH y agrediéndolos, entre otras, golpeando a una de las defensoras, impidiéndoles ejercer su labor y obligándoles a retirarse del lugar, en el que luego la emprendieron en contra de quienes hacían parte de la protesta, dando bolillazos a mansalva.

–           Intimidaciones: Cerca del Parque Bicentenario del barrio Boston, una persona civil increpa e intenta lastimar a quienes están identificados como defensores. Preocupa este hecho porque el día 9, presuntos integrantes del grupo paramilitar que hace presencia en la zona – CONVIVIR, intentaron agredir con arma blanca a los Manifestantes.

–           Lanzamiento de objetos peligrosos: Aproximadamente a las 8PM, sobre la Avenida Oriental, efectivos del ESMAD identificado con los números 139371, 173001, 103275 y 103213 agredieron a las y los defensores de derechos humanos, quienes estaban debidamente identificados, arrojándoles bombas aturdidoras. Durante todo el procedimiento se observó por parte de los defensores de derechos humanos y personal de prensa, que el personal del ESMAD realizó de forma permanente lanzamientos directos de forma temeraria sobre los manifestantes, causando lesiones en varios de ellos. En diferentes ocasiones se les recordó lo que indican los protocolos policiales sobre este tipo de armamento, pero todos los requerimientos fueron ignorados.

–           Una hora después nuevamente los efectivos del ESMAD identificado con los números: 173734, 175338, 069017, 139371, 103275, 171574, 173001,691891, 173794, 171571, 059367 y 381211 en el Parque Bicentenario, agredieron nuevamente a las y los defensores con bombas aturdidoras y gases lacrimógenos, uno de ellos impactó a un defensor y le lesionó una de sus piernas. Integrantes de la Personería de Medellín estaba en el lugar, incluido el Defensor Delegado Para los DDHH quienes, de hecho, fueron afectados por los ataques, pero no reaccionaron para controlar a los uniformados.

–           Perfilamiento: Agentes del ESMAD grabaron a las y los defensores de DDHH, entre ellos el agente identificado con el número 139371. El cual en hechos anteriores había disparado bombas aturdidoras contra las y los defensores. En este hecho también estaba el Personero Delegado para los DDHH, sin que hubiese reaccionado ante a esta situación.

  • Afectaciones a la salud de residentes del barrio Boston: durante la jornada del 10 de septiembre, varias personas trabajadoras de un local comercial ubicado en el barrio Boston tuvieron que ser ayudadas a evacuar por parte de las y los defensores, ya que estaban ahogándose con los gases lanzados por el ESMAD.

A estos hechos se suman testimonios de manifestantes, así como de residentes del barrio Boston, que señalaron que en inmediaciones del Parque Obrero se pudo observar hombres en motos sin identificación patrullando la zona. Aproximadamente entre las 10 y las 11 de la noche, se escucharon en varias ocasiones disparos en este sector. No se reportaron heridos. Es de señalar que, en estas zonas del Barrio Boston, existe una fuerte presencia de estructuras paramilitares, así como de las CONVIVIR.

Por su parte en los municipios de Caldas, el día 10 se presentó una fuerte represión contra las y los manifestantes; así como en La Unión y Marinilla donde también se presentaron acciones de perfilamiento y estigmatización por parte de la Policía Nacional, municipios en que se denunciaron los siguientes actos de la fuerza pública:

–           Tortura: se reportó un caso de tortura en el municipio de Caldas. La víctima estaba en compañía de un amigo, que se encontraba registrando las protestas que se presentaban en el municipio de Caldas. Aproximadamente a las 11PM, efectivos del ESMAD se acercan agresivamente y la víctima, quien en ese momento estaba como auxiliar de cámara, se interpuso para evitar una agresión a su compañero y/o un daño a los equipos; el policía les dijo que uno de los dos tenía que “acompañarlo”. La persona se ofreció y allí fue cuando el agente del ESMAD lo arrojó al suelo, y le propinó patadas, puños y rodillazos. Además de romperle las gafas; luego ordenaron ponerse en pie y “acompañarlos”, continuando la tortura dándole golpes. Posteriormente lo arrastraron por el trayecto de una cuadra, tirando de su cabello y camisa, esto último le produjo ahogamientos, lo que fue manifestado por la víctima y los policías no atendieron. Lugo estuvo retenido durante 10 minutos más y fue dejado en libertad.

–           Perfilamiento, intimidación, estigmatización y vulneración al derecho a la libertad de expresión: A partir de las publicaciones que han hecho en redes sociales los líderes o participantes de las protestas, se ha conocido de un patrón de agresión consistente en la identificación de las personas que hacen esas publicaciones, su ubicación física en los municipios y el abordaje de las personas y/o sus familias, , antes o después de las protestas, para intimidarlos por todo lo que pueda suceder o lo que ya haya sucedido en el marco de las mismas, aludiendo que sus liderazgos los hacen “responsables” de cualquier hecho legalmente reprochable. Así mismo se han generado rumores de que grupos armados o “personas poderosas” de los municipios están molestas con las protestas y que pueden tomar retaliaciones.

–           Sabotaje:  en el municipio de Marinilla cuando manifestantes se dirigía pacíficamente hacia la Estación de Policía del municipio, a sus espaldas estalló un artefacto de poco poder, lo que desató la reacción violenta de los policías que usaron gases lacrimógenos; de manera inmediata la manifestación fue descalificada en redes sociales por políticos locales. Al parecer el estallido fue producido por un falso “habitante de calle”.

El día 11 de septiembre de 2020 en la ciudad de Medellín nuevamente se reportaron agresiones contra las personas que se movilizaron, así como contra las y los defensores de derechos humanos:

–           Detención arbitraria de defensora y defensor de derechos humanos: Aproximadamente a las 4. 20 PM fueron detenidos Paola Delgado Beltrán y Santiago Agudelo González dos defensores de DDHH integrantes de la Corporación La Ceiba, cuando iban camino al parque Bicentenario para ejercer su labor. Durante la detención la Policía Nacional argumentó que “estaba prohibido defender DDHH sin carnet”. Tras la intermediación de otras organizaciones defensoras de los DDHH y de algunas autoridades civiles, aproximadamente las 5: fueron dejados en libertad.

–           Privación de la libertad: Dos jóvenes son retenidos Junto al Tranvía, cerca de la Estación del Metro del Parque Berrío por efectivos de la Policía Nacional. No fue posible conocer sus identidades y su suerte.

–           Seguimiento: en el barrio Santo Domingo, dos hombres que se transportaban en una motocicleta con placas RSU90D hicieron seguimiento durante y después de la manifestación a algunas de las personas que participaron de la actividad.

–           Intimidación: en la comuna 7, Robledo – Pajarito, varios jóvenes que realizaban una marcha por las calles protestando contra la brutalidad policial, fueron intimidados por hombres armados quienes hicieron disparos al aire mientras estos pasaban por el sector.

A todas estas agresiones, se suma el hurto de celulares de cuatro defensores y defensoras de derechos humanos, durante la semana de movilización social, lo cual resulta preocupante porque en ellos se encuentran registros que evidencian los abusos de la fuerza pública en las protestas.

EXIGENCIAS

–           Al Estado de Colombiano que sean investigados los hechos aquí denunciados y debidamente sancionados los responsables de los mismos.

–           Al Estado colombiano que garantice el derecho a la protesta social y se cambie la doctrina militar, así como a todas las normatividades que restringen y criminalizan la protesta social, de acuerdo con lo establecido en el punto 2.2.1 del Acuerdo Final de Paz.

–           Al Estado colombiano llevar a cabo la reforma estructural y de la doctrina de la Policía y separarla del Ministerio de Defensa, y trasladarla al Ministerio del Interior, como parte del proceso de transformación hacia una fuerza pública para la paz.  Así mismo se exige el desmonte del ESMAD y la debida aplicación de protocolos para el respeto de la protesta social

–           Al ministerio Público, cumplir a cabalidad con sus funciones, investigando y sancionando a los miembros de la fuerza pública que han estado comprometidos con las graves violaciones a los derechos humanos señaladas en esta denuncia.

–           A la Alcaldía de Medellín y otras Alcaldías respetar y garantizar el derecho a la protesta social y abrir espacios de construcción REALES para el dialogo y la construcción de protocolos y rutas para la atención de las conflictividades que se presentan en el marco de las protestas sociales.

 Descargue el documento de balance aquí 

Boletín Informativo 1 #11S

Boletín Informativo 1 #11S

Desde la CAMPAÑA DEFENDER LA LIBERTAD: ASUNTO DE TODAS informamos de manera urgente que, siendo las 10:35PM del 11 de septiembre de 2020 se reportan 75 personas detenidas y 4 heridas en la ciudad de Bogotá durante las jornadas de protestas en contra de la brutalidad policial.

Manifestamos con preocupación que en la Autopista Norte con 170, así como en otros puntos de la ciudad donde se desarrollan manifestaciones, hay agentes de policía vestidos de civil y sin identificar, que agreden y provocan a los manifestantes. Esta situación aumenta el riesgo de que ocurran violaciones a los derechos humanos. Reiteramos la exigencia a la Policía Nacional de que cumpla con sus protocolos y brinde garantías para la protesta social.

Llamamos la atención sobre la falta de disposición de los integrantes de la Policía Nacional para entablar diálogos con las Comisiones de Verificación que acompañan las manifestaciones, así como su actitud hostil y amedrentadora hacia los defensores de derechos humanos que ejercen una legítima labor. En el CAI de El Pinar, en Suba, agentes de la Policía, muchos de ellos sin identificar, atacaron con marcadoras a las personas que se encontraban grabando los procedimientos de captura.

Asimismo, reiteramos nuestra preocupación sobre la falta de vinculación al Puesto de Mando Unificado (actual COE) de las organizaciones defensoras de derechos humanos, tal como lo estipula el Decreto 563 de 2015. Esto impide el dialogo con las autoridades de gobierno y policía, disminuyendo la capacidad de ejercer veeduría sobre las actuaciones de las mismas.

También informamos que hoy fueron puestos en libertad dos jóvenes que estuvieron detenidos ayer por más de 20 horas en la URI de Engativá, bajo la constante amenaza de ser judicializados. Además de ello, los uniformados se negaron a entregarles sus documentos de identificación, sus zapatos y otras pertenencias personales. Advertimos una clara violación al Código de Policía que establece que el tiempo máximo de detención en un traslado por protección son 12 horas e igualmente señalamos el abuso por parte de esta autoridad al hostigar a los jóvenes y desaparecer sus pertenencias.

Alertamos que, en distintos puntos de concentración de la ciudad de Bogotá, como la Autopista Norte, CAI el PINA, Banderas y el centro de la ciudad el ESMAD ha lanzado ataques injustificados para dispersar las manifestaciones y con ello puso en riesgo la vida e integridad personal de quienes se encontraban protestando.

Exigimos respeto y garantías para el ejercicio del legítimo derecho a la protesta social y que el uso de la fuerza por parte de las autoridades se atenga a los protocolos establecidos y no se utilice para impedir el ejercicio de derechos fundamentales.